Prepárate para la lactancia materna exclusiva

La lactancia es un momento muy importante en la vida de una madre y su bebé del que no se puede prescindir, pues el niño lo necesita para poder alimentarse y suministrarle a su cuerpo los nutrientes necesarios.

Sin embargo, existen numerosos mitos y falta de información que pueden tornar la experiencia algo desagradable, por eso aquí te damos unos consejos para que te prepares para la lactancia exclusiva.

¿Cómo debes preparar tus pezones?

El masaje a los pezones es muy recomendado, particularmente a partir del octavo mes de gestación, pues así se preparan para el amamantamiento, lo cual debe realizarse con delicadeza, usando aceites o cremas.

Nunca debe realizarse antes, pues puede provocar contracciones e incluso parto prematuro.

La constancia también es de mucha utilidad para que tus pechos se acostumbren a este esfuerzo y no haya mayores inconvenientes.

Además, es recomendable limpiar el pezón con tu propia lecha antes y después de amamantar al bebé, en el segundo caso dejando secar al aire para que se cree un parche de leche que servirá de barrera protectora entre comidas.

Se debe observar una postura sentada o acostada en posición de descanso sin doblar la espalda y asegurándote de que el acoplamiento del bebé a tu pecho sea el correcto, manteniendo su cuello recto y sostenido.

Para retirarlo, debes introducir tu dedo meñique por la comisura de los labios a fin de avisarle que ya debe soltar.

¿Qué pasa con el dolor?

Los dolores son un problema que puede presentarse en las mujeres cuando están amamantando a su bebé, principalmente, por miedo a causa de experiencias anteriores, presión de mitos, falta de apoyo social y desconocimiento de técnicas para la lactancia. Esta debe ser una experiencia enriquecedora y maravillosa, pues el cuerpo de la mujer está hecho para ella, por lo que estos consejos podrán ayudarte a superar esas dificultades.

En general en casi todos los casos, podemos recomendar los cojines de lactancia y de antivuelco de mibabi.es