Etapas en la alimentación del recién nacido

En la primera etapa del destete (de los seis a los nueve meses) aún suministrábamos gran cantidad de leche a nuestro pequeño, ahora iremos introduciendo cada vez más sólidos y comenzaremos por introducir las tres comidas al día.

Estos alimentos para que tu bebé los pueda digerir bien, deberán estar mezclados y en forma de puré. Pero alimentos como algunas frutas, pan o algunos vegetales (siempre que previamente se hallan cocinado para ablandarlos), se pueden dar al niño sin convertirlos en puré.

Alimentos con los que tienes que tener cuidado

La carne y el pescado son alimentos indispensables y se deberán introducir en esta época poco a poco y con sumo cuidado. Antes de dárselos comprueba siempre que has quitado todas las espinas y los huesos, y procura dejar sólo el magro de la carne, retirando toda la grasa.

También deberás ir introduciendo los derivados lácteos, tales como el yogur, el queso y también los cereales.

Desayuno

El trigo que introducíamos ya en la primera etapa, podremos en esta ocasión dárselo a nuestro pequeño sin refinar y sin azúcar. Es difícil que a un niño le guste comérselo sólo, pero es imprescindible que se lo des.

Para lograr que se lo coma, puedes mezclarlo con un poco de papilla de fruta. También puedes intentar darle a comer un poco de pan, untándolo con mantequilla.

Comida

Lo ideal es que la comida se haga como muy tarde a la 1 del mediodía, en este momento es cuando introduciremos ya la carne y el pescado, intentando que lo tome con un poco de zumo o agua (para ir introduciendo en su dieta otro tipo de líquidos).

Este es también buen momento para introducir las legumbre como las lentejas, a parte de su gran aporte en hierro, puedes convertirla en papilla y añadirlas algo de carne.

Merienda

Si le has dado su comida a la 1 como indique anteriormente, la merienda deberás dársela alrededor de las 5 de la tarde, la fruta y el arroz que le debamos en la primera etapa, deberá ser reemplazada aquí por pequeños sándwiches, pasta o patatas (estos últimas hervidas), con algo de verdura, por ejemplo.

Si le has dado una comida y un desayuno fuertes, no has de preocuparte si la merienda no la quiere, no le fuerces y sustitúyelo por lo que le dabas en la etapa anterior.

Cena

Para la cena sencillamente le daremos una toma más grande de leche (que hemos estado restringiendo en las comidas anteriores).

Esta toma de leches es muy importante, ya que le aportará la cantidad de leche que necesita, si ves que no toma mucho, lo mejor es que en la merienda restrinjas la cantidad de sólidos que le das.

Recomendadas estas vajillas de microondas para la cena.